Que nadie te vea…

Por Elyzabeth Vargas, Basel


La mañana del miércoles 19 de Febrero de este año, las paredes del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) despertaron frías y grises. La calidez y libertad que las habían acompañado desde el inicio del estallido social ya no estaban. Cientos de emociones fueron borradas con el objetivo de no ser vistas, escuchadas por oídos empáticos ni sentidas por corazones abiertos. Grafitis, fotografías, dibujos, etc., todo estaba cubierto por una pintura gris sin emoción. La zona cero y sus alrededores pasaban por lo mismo. Ya no había nada. Eso era lo que me imagino, pasaba por la cabeza de los perpetuadores de esta acción de censura. Sin embargo, y como SIEMPRE, con orgullo, amor y esperanza de justicia, miles de ciudadanos volvieron a expresarse con más fuerza, porque de algo si estoy segura, y es que somos resilientes. Estemos donde estemos, Chile, país de terremotos, aluviones y muchos otros desastres tanto naturales como políticos SIEMPRE vuelve a ponerse de pie para seguir luchando.


Desde los inicios del estallido, especialmente durante la semana del 19 al 25 de Octubre (semana del toque de queda), la torre Telefónica fue intervenida cada atardecer por Delight Lab, un estudio de diseño audiovisual, el cuál realizó intervenciones lumínicas con palabras potentes y mensajes relevantes, y necesarios. “No estamos en guerra, Estamos unidos”, “Dignidad”, “Chile despertó”, entre otros. Desde entonces, estos artistas audiovisuales se han convertido de una u otra manera (y como tantos otros), en la voz del pueblo, en la voz de la justicia social. El 19 de Mayo recién pasado durante la intervención lumínica “Hambre” y “Humanidad” (aludiendo a la necesidad actual frente a la pandemia) una camioneta sin patentes y en presencia (o con resguardo) de funcionarios de carabineros y PDI, enfocaron sobre la intervención lumínica una luz blanca con 6 focos de alto alcance. La censuraron. En la actualidad, Chile está sufriendo un nivel de censura que suena a viejos tiempos y antiguos gobiernos. Esos tiempos que vivieron nuestros padres y separan a tantos chilenos por su color político.


Como el resto del mundo, Chile sufre las consecuencias de la pandemia. Poniendo en evidencia una vez más lo que muchos niegan o dicen desconocer, la extrema pobreza del país. Condiciones precarias de vida, trabajo y educación, son temas pendientes y que siempre son de gran importancia e urgencia para mi pueblo y que deberían serlo para todos. Sin embargo, son temas que se han dejado de lado, parchados o magistralmente ignorados, como si al hacerlo desaparecieran al igual que un grafiti o un potente mensaje de luz. Pintarlo encima, iluminarlo y hacerlo desaparecer, ahora es el turno de la prensa independiente. Desde el pasado 16 de Junio de este año, el gobierno de Sebastián Piñera limita la libertad de expresión y circulación de los periodistas independientes/alternativos al aumentar las exigencias para obtener salvoconducto y/o Permiso Único colectivo, obligándolos a contar con iniciación en el Servicio de Impuestos Internos (SII) bajo RUT de empresa o razón social para realizar sus labores periodísticas durante la pandemia. Anterior a esto, bastaba solo la credencial de periodista y la cédula de identidad.


Desde Octubre del 2019 y hasta hoy, Chile ha estado expresándose/luchando por justicia en tiempos de injusticia social y pandemia. Manifestaciones pacíficas y no tan pacíficas, pero NUNCA tan violentas como el sueldo mínimo o la jubilación en Chile. Intervenciones artísticas tan memorables, intensas y necesarias como la de Lastesis “Un violador en tú camino” que realizaron el 20 de Noviembre del año pasado en las calles de Valparaíso. El colectivo interdisciplinario compuesto por 4 mujeres de 31 años se volvió viral en redes sociales y ha sido interpretada (incluido una convocatoria que reunió a alrededor 10.000 mujeres en Santiago de Chile) y adaptada en decenas de ciudades del mundo, incluyendo ciudades en Suiza. Es tanta su influencia, fuerza, valentía y conciencia social, que carabineros interpuso un recurso de protección en contra de Lastesis por “incitación de acciones violentas contra la institución” debido a la publicación en redes sociales del video contra la violencia policial el reciente 27 de Mayo.


Pareciera que Chile funciona así, si no te gusta cómo se hacen las cosas y te expresas, pintaremos tus paredes, cegaremos tus palabras (y tus ojos), restringiremos tu movilidad y tu labor, e incriminaremos tu libertad de expresión. Lo haremos porque dañas el patrimonio público, conspiras para descentralizar el país, promueves noticas falsas e incitas a la violencia. Por eso y mucho más, te censuro ciudadano/artista/periodista activista tengas o no tengas color político, porque tienes conciencia social y eso te convierte en mi “Enemigo poderoso” más violento.


Intervención de Delight Lab en la Torre Telefónica, Santiago de Chile, octubre de 2019. Foto: Gonzalo Donoso

414 vistas

ESCRIBENOS:

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Suscríbete a Nuestro Newsletter

WhatsApp Image 2019-11-25 at 21.43.41.jp